Nobles Reflexiones y Poemas Para el Dia de la Madre

Su energía es de duración vitalicia y su amor es de naturaleza eterna. Una madre, es aquella que sin cansancio acude a cualquier medio para alcanzar el bienestar de sus hijos. Tiene el perfecto antídoto para cualquier dolencia física o emocional, tanto de noche y de día: el afecto maternal. Ella, es única y especial, imprescindible para todo aquel que la necesita y poseedora de las virtudes más grandes en su familia.

En estas fechas, si lo que estás buscando es encontrar una fuente de inspiración, pues no te puedes perder estas nobles reflexiones y poemas para el dia de la madre. Pues ellas son las llamadas desde la vida premortal, para acompañarnos en el sendero adverso de la vida.

Madre, eres luz en medio de mi oscuridad. Cuando las nubes negras se acercan y me quieren rodear de oscuridad, tinieblas, dolor y tristeza, eres el faro que se acerca a mí y me dice “por aquí es la salida”, me lleva a la luz y esperanza. No terminaré de agradecer la ayuda incondicional que brindas, porque sé que tu amor es mucho más grande que otra cosa.

Eres felicidad en el hogar. Con tu semblante de virtud, iluminas el espacio familiar con colores de esperanza y fortaleza. La vida nunca puede resultar triste cuando te tenemos cerca, porque con tu ejemplo, obtenemos el conocimiento perfecto de que todo es posible en la vida, si tan sólo amamos lo que hacemos y brindamos ese amor a los demás. Toma uno de estos poemas para el dia de la madre.

Eres mi mapa para llegar a mi destino. Siempre necesité y necesitaré un guía, y siempre estuviste, nunca fue tan fácil de alcanzar mi cometido y metas como cuando estuviste guiando mis pasos inexpertos, faltas de confianza, porque todo aquello que me falta, tú estás ahí para brindármelo. La felicidad no podría ser completa ni duradera si tú no estás.

poemas para el dia de la madre-rosas

Eres protección en medio de mi soledad. Cuando la desolación parece acercarse a mi ventana, puedes extinguir toda esa tiniebla con tan sólo tu presencia y sin pronunciar palabra alguna. Porque con tan solo verte puedo comprender de la fortaleza que posees y que anhelo también para mí.

Eres un pedazo de Dios en la tierra. Las virtudes no alcanzarían para describirte, pero lo que lo hace perfectamente, es tu cercanía a lo divino. Tu espíritu especial se asemeja a la influencia de Dios, ya que todo lo noble y bueno es semejante a ti, y espero que el día en el que no estés, tu esencia pueda permanecer con nosotros, porque de eso se trata tener una familia, de permanecer juntos en espíritu.

Eres heroísmo e intuición. Debido a tu firmeza de carácter y valentía, no dudaste en redoblar tus esfuerzos, dejar de dormir o de comer, para que tus retoños puedan sobrevivir. ¿Acaso no es algo que es digno de una heroína? Claro que lo es, y ello quedará como una huella imborrable y legado para tu descendencia, y para quienes siempre serás el ejemplo perfecto de madre coraje.

Agradecemos tu preferencia. No olvides que donde sea que se encuentre tu madre, ella permanece contigo tanto en pensamiento y espíritu. Por ello, comparte estos poemas para el dia de la madre, que ese día pueda estar lleno de agradecimiento y unión de los corazones en familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *